Pruebas de laboratorio

Biometría hemática (Complete Blood Count)
La biometría hemática es el término con el que se describe la prueba de laboratorio que consiste en diferenciar y cuantificar los diferentes componentes celulares de la sangre. Los componentes celulares que integran la biometría hemática son: glóbulos blancos (y sus subdivisiones: neutrófilos, basoófilos, eosinófilos, monócitos), glóbulos rojos y las plaquetas. Además, en la biometría hemática se determina la cantidad de hemoglobina que contiene la sangre, se compara el total de hemoglobina con el número de glóbulos rojos (hematocrito), y se mide el tamaño (volumen corpuscular medio, MCV) y la concentración de hemoglobina dentro de cada glóbulo rojo (concentración media de hemoglobina corpuscular, MCHC).

Examen coprológico (Stool exam)
Esta prueba consiste en el análisis cualitativo del contenido y características de las heces humanas. Generalmente se analiza el color, olor y forma de las evacuaciones, además se realizan pruebas de detección de sangre oculta en heces, presencia de comida no digerida, presencia de exceso de grasas fecales, presencia de glóbulos blancos (signo de inflamación), se cuantifica el grado de acidez y el contenido de agua de la evacuación y se reporta la presencia de bacterias o parásitos (existe sin embargo una prueba específica para la determinación de parásitos, denominado examen coproparasitoscópico).

Prueba de Coombs directa (Coombs Test, Direct)
La prueba consiste en la administración de un "anti-suero" que contiene anticuerpos dirigidos contra una serie de moléculas presentes en la membrana de los eritrocitos; la unión del anti-suero con estos eritrocitos ocasiona una reacción inmediata de aglutinación. La prueba de Coombs se utiliza como método diagnóstico de enfermedades como las anemias hemolíticas, la enfermedad hemolítica del recién nacido y en las reacciones transfusionales.

Prueba de Coombs indirecta (Coombs Test, Indirect)
A diferencia de la prueba de Coombs directa, la prueba indirecta se basa en la "incubación" del suero del paciente con una muestra de sangre tipo O, y posteriormente se procede a administrar el "anti-suero". A diferencia de la prueba directa, en la prueba indirecta se busca la presencia de "anticuerpos" en el suero del paciente y no "anticuerpos" pegados a la superficie de los glóbulos rojos. La prueba indirecta se usa para realizar "tipificación" de grupos sanguíneos, pruebas sanguíneas cruzadas y como método de rastreo para evitar reacciones transfusionales.

Reacciones febriles (Widal Test, Febrile Serology)
Esta prueba consiste en detectar en la sangre la presencia de "anticuerpos" o "células de memoria", las que indican que el cuerpo ha estado en contacto previamente con diferentes tipos de bacterias, o bien que el cuerpo ha padecido ciertas enfermedades. Estas reacciones son particularmente útiles para apoyar el diagnóstico de padecimientos como la fiebre tifoidea, la brucelosis, las para-tifoideas y de ciertas enfermedades infecciosas conocidas como ricketsiosis.

Tasa de sedimentación globular (Erythrocyte Sedimentation Rate, ESR)
En esta prueba se determina la velocidad con la que se aglomeran los eritrocitos (glóbulos rojos) en un tubo de ensayo de laboratorio. La velocidad con la que se aglomeran suele ser proporcional a la cantidad de substancias o partículas adheridas a los eritrocitos, y estas partículas reflejan actividad inflamatoria en la sangre. La tasa de sedimentación globular suele utilizarse como un marcador inespecífico de "inflamación" en enfermedades como la artritis reumatoide y el lupus eritematoso sistémico entre otras.

VDRL (Venereal Disease Laboratory Test, VDRL)
Esta prueba consiste en la determinación sanguínea de la presencia de "anticuerpos" dirigidos contra el agente responsable de la enfermedad conocida como sífilis. Una prueba positiva suele indicar que el cuerpo de la persona afectada ha estado en contacto o bien que padece la infección en forma activa, aunque pueden haber resultados falsamente positivos cuando la persona padece otras enfermedades inmunológicas o bien en casos de mujeres embarazadas.

Pruebas de funcionamiento hepático (Liver Function Tests)
Con este nombre se conoce a una serie de pruebas de laboratorio que reflejan la actividad y funcionamiento normal del hígado. Generalmente se basan en la determinación de los niveles de una serie de enzimas producidas en el hígado, denominadas transaminasas (transaminasa glutámico pirúvica (TGP) y transaminasa glutámico oxalacética (TGO). Otras veces se incluye además otras enzimas como la gama-glutamil transpeptidasa (GGTP). Todas estas enzimas se elevan en enfermedades que inflaman y afectan el tejido hepático, como en el caso de las hepatitis virales o bien medicamentosas.

Perfil de lípidos (Lipid Profile)
El perfil de lípidos consiste en la determinación y cuantificación de los diferentes componentes grasos que existen en la sangre. En general, las pruebas son capaces de determinar la cantidad de grasas totales, así como la cantidad de colesterol y triglicéridos. Además, se reporta la cantidad de colesterol de baja densidad (LDL) y la cantidad de colesterol de alta densidad (HDL). Finalmente, tomando en cuenta las proporciones de los diversos lípidos de la sangre, se sugiere un índice aterogénico (índice o propensión que tiene la persona de desarrollar areterioesclerosis en base a sus niveles de lípidos).

Panel TORCH (TORCH screen)
Con el nombre de TORCH se denomina una serie de enfermedades infecciosas capaces de producir múltiples complicaciones así como malformaciones fetales y maternas. La prueba de TORCH consiste en detectar la presencia de "anticuerpos" en el suero de la persona afectada (comúnmente un recién nacido), en búsqueda de evidencia de infección contra: toxoplasmosis, rubéola, citomegalovirus y herpes; en algunos casos, también se incluyen pruebas contra hepatitis B, sífilis y VIH.

 Print