La lactancia materna

La lactancia materna es la forma más normal y natural de proporcionar un aporte nutricional, inmunológico y emocional necesario para el crecimiento y desarrollo de los niños.

La prevalencia de la lactancia materna en los Estados Unidos es variable. En algunas partes del país y en ciertos grupos socioeconómicos podemos encontrar altas tasas de lactancia materna exclusiva y altas tasas de iniciación de la lactancia materna. En otros grupos, la frecuencia de lactancia materna exclusiva es preocupante.

La meta de salud para el año 2010 en Estados Unidos es que el 75% de las mujeres estén dando pecho cuando salgan del hospital y que el 50% estén dando pecho a los 6 meses. Esta meta fue establecida para que más niños y madres se beneficien de la lactancia materna.

Debido a las substancias protectoras de la leche humana, los niños que toman leche materna tienen menos probabilidad de tener los siguientes problemas médicos:

  • Infecciones de oído (otitis media)
  • Alergias
  • Vómito
  • Diarrea
  • Neumonía, silbido y bronquiolitis
  • Meningitis

La investigación también sugiere que la lactancia materna puede ayudar a proteger a su bebé de la muerte de cuna, también llamada síndrome de muerte súbita (SIDS en inglés).

Otras razones por la que la leche materna es buena para su bebé son:

  • Es más fácil de digerir para los bebés.
  • No necesita preparación.
  • Es gratis.

Dar pecho también proporciona contacto físico y calor humano lo cual ayuda a crear una relación especial entre la madre y su bebé.

También existen beneficios para la mujer que da pecho, estos son:

  • Le ayuda a adelgazar y volver a su peso previo al embarazo más rápidamente.
  • Fortalece los huesos para protegerlos de fracturas en la edad mayor.
  • Retrasa la menstruación después del parto y esto puede extender el tiempo entre un embarazo y otro. (Recuerde que dar pecho no previene un embarazo)
  • Ayuda a que su útero regrese a su tamaño regular más rápidamente.

La primera toma de leche

Inmediatamente después del parto o cesárea, su bebé debe ser colocado sobre su pecho o abdomen para que la piel del bebé tenga contacto con su piel. La primera toma de leche materna debe ser entre los primeros 30 minutos a una hora después de haber nacido. La protección contra la infección que la leche materna proporciona es importante inmediatamente después del parto. Su leche también proporciona a su bebé los nutrientes necesarios para prevenir un nivel bajo de azúcar en la sangre.

Si usted ha tenido un parto, puede dar pecho en la cama o en una silla de la siguiente forma:

  • Coloque a su bebé como si lo fuera a dormir en su brazo con su cabeza situada en el doblez de su brazo.
  • Apoye firmemente la espalda y nalgas del bebé. Cuando lo alimente de esta forma, asegúrese de que el cuerpo del bebé está volteado hacia usted, no hacia el techo.

Si usted ha tenido una cesárea, puede dar pecho de la siguiente forma:

  • Siéntese utilizando una ó dos almohadas para apoyar a su bebé y para protegerlo de la incisión.
  • Recueste al bebé sobre su lado con el bebé volteado hacia usted.
  • Utilice una técnica de pelota de “fútbol americano”.

Prenderse

Si usted toca el centro de los labios de su bebé con su pecho, su bebé abrirá la boca. Este reflejo permite que usted pueda llevar a su bebé hacia el pezón y la areola de su pecho. Los labios de su bebé y sus encías deben colocarse alrededor de la areola y no sobre el pezón. Esto es muy importante para que la boca del bebé permanezca completamente abierta.

Puede ayudar a que su bebé se prenda a su pecho con su otra manos. Si usted coloca sus dedos por debajo de su pecho, descansando su dedo gordo arriba. Asegúrese de que su bebé se encuentre en la posición correcta con respecto a su pecho y que sus dedos de encuentren hacia atrás de la areola para que no interfieran con la alimentación de su bebé.

Cuando el bebé toma pecho por primera vez, se sentirá como que el bebé le jala el pecho. Si esto duele o produce molestia, puede ser que el bebé no esté correctamente prendido. Suelte al bebé de su pecho colocando un dedo en la esquina de la boca del bebé, vuelva a posicionar a su bebé e intente de nuevo. Puede que usted intente varias veces antes de que su bebé se prenda a su pecho correctamente.

Sus pezones no deben doler al dar pecho. Si le duelen, sus bebé no está tomando leche de sus pechos de una forma adecuada.

Si tiene problemas para comenzar a dar pecho, pregúntele a su pediatra o enfermera para que le ayude.

¿Cómo cuidar de sus pechos?

Para el tercer o cuarto día de lactancia, su leche cambiará de calostro a lo que se observa como leche descremada. Sus pechos también estarán más firmes. Si sus pezones gotean, utilice un protector de lactancia o doble un pañuelo para colocarlo dentro de su brasier de lactancia. Asegúrese de cambiarlo frecuentemente. No utilice protectores de plástico, ya que estos previenen que el aire circule alrededor de sus pezones.

Cuando su bebé no está lactando, seque sus pezones. El secarlos ayuda a que no se irriten. También puede aplicar calostro de su mismo pecho o lanolina sobre sus pezones para que no se resequen.

¿Qué tan seguido debo alimentarlo?

Los bebés que se alimentan por pecho comen más seguido que los que se alimentan por leche de fórmula. La razón principal para esto es que sus estómagos se vacían más rápido ya que la leche humana es más fácil para digerir.

Inicialmente, su bebé probablemente se alimentará cada 2 horas, independientemente si es de noche o de día. Al terminar el primer mes, su bebé puede comenzar a dormir durante la noche. Aprenda a observar a su bebé para ver si tiene hambre en lugar de observar el reloj.

Cuando su bebé tiene hambre, él  o élla hará cualquiera o varias de las siguientes cosas:

  • Buscará su pecho.
  • Abrirá la boca.
  • Realizará movimientos de chupar o pondrá su mano en su boca.
  • Llorará.

Si su bebé no quiere que lo alimenten, intente despertarlo si han pasado más de 3 ó 4 horas desde su última toma de leche. Si esto persiste y su bebé se duerme cuando le toca lactar, llame a su pediatra o enfermera.

 Print